DNS SPOOFING – Envenenamiento Caché DNS

Sumérgete con migo en el oscuro mundo del DNS Spoofing o, en su variante más insidiosa, el Envenenamiento de la Caché DNS explorando sus mecanismos, impacto y cómo proteger nuestros caminos digitales de esta astuta artimaña.

El DNS spoofing, o envenenamiento de caché DNS

El DNS spoofing, o envenenamiento de caché DNS, es un ataque malicioso que manipula los sistemas de nombres de dominio (DNS) para redirigir a los usuarios a sitios web falsos o maliciosos. El DNS actúa como una guía telefónica de internet, traduciendo nombres de dominio legibles por humanos (como «ejemplo.com») en direcciones IP que las computadoras entienden.

En el envenenamiento de caché DNS, un atacante introduce información falsa en la caché del servidor DNS, llevando a los usuarios a sitios web incorrectos y potencialmente peligrosos. Esto puede conducir a suplantación de identidad (phishing), robo de información confidencial o redirecciones a páginas que contienen malware.

DNS SPOOFING – Envenenamiento Caché DNS

El ataque suele lograrse al falsificar respuestas de consultas DNS legítimas. Por ejemplo, un atacante podría responder a una solicitud de traducción de un nombre de dominio con una dirección IP incorrecta, haciendo que los usuarios sean dirigidos a un sitio web falso o controlado por el atacante en lugar del sitio legítimo.

Las medidas para mitigar el envenenamiento de caché DNS incluyen el uso de DNSSEC (Security Extensions for DNS), actualizaciones y parches de seguridad, así como la supervisión constante de la infraestructura DNS para detectar y prevenir posibles ataques.

Cómo puedo ver la caché DNS en mi Servidor

El proceso para ver la caché DNS en un servidor varía dependiendo del sistema operativo que esté utilizando el servidor. Aquí hay algunas formas comunes de hacerlo en sistemas operativos populares:

En servidores Linux:

Para sistemas que usan systemd (como Ubuntu desde la versión 16.04 en adelante):

  1. Abre la terminal.
  2. Utiliza el siguiente comando para ver las estadísticas de resolución DNS:
systemd-resolve --statistics

Esto mostrará las estadísticas de resolución DNS, que incluyen información sobre la caché DNS.

En servidores Windows:

A través del PowerShell:

  1. Abre PowerShell como administrador.
  2. Usa el siguiente comando para mostrar la caché DNS:
Get-DnsClientCache

Esto te mostrará la caché DNS del servidor.

Recuerda que verificar la caché DNS en un servidor puede ser útil para diagnosticar problemas de resolución, pero ten en cuenta que modificar la caché DNS sin el conocimiento adecuado puede afectar el funcionamiento normal del servidor y la red. Si no estás seguro de lo que estás haciendo, es recomendable buscar asistencia de un administrador de sistemas experimentado.

Qué podemos observar en la caché DNS del servidor

En la caché del servidor DNS, puedes encontrar una variedad de registros almacenados temporalmente que incluyen:

  1. Registros de Resolución Reciente: La caché contendrá información sobre consultas de DNS recientes realizadas por el servidor. Esto incluye traducciones de nombres de dominio a direcciones IP (registros A), registros de servidores de correo (registros MX), entre otros.
  2. Tiempos de Vida (TTL): La duración por la cual estos registros se mantendrán en la caché antes de expirar y necesitar una actualización. Este valor se especifica en cada registro individual y puede variar de acuerdo con la configuración del dominio.
  3. Información de Autoridad y Delegación: Los servidores DNS también pueden almacenar información sobre la autoridad y delegación de dominios, como los registros de servidores de nombres (NS) y los registros de autoridad (SOA).
  4. Registros de Caché Negativa: Además de los registros positivos, la caché también puede contener registros de «caché negativa», que indican la inexistencia de ciertos registros. Esto ayuda a acelerar la resolución de nombres y evita consultas innecesarias.
  5. Registros Actualizados: Después de un tiempo especificado por el TTL, los registros se actualizan consultando nuevamente la información del servidor autoritario. Esto asegura que la información almacenada esté actualizada y precisa.
  6. Consultas en Curso: En algunos sistemas, la caché también puede mostrar consultas DNS en curso, que son solicitudes aún no resueltas que el servidor está intentando resolver.

Recuerda que la capacidad y la forma de ver esta información pueden variar según el software y la configuración específicos del servidor DNS. En algunos casos, los comandos o herramientas administrativas permiten ver esta caché para realizar diagnósticos o para entender mejor cómo se están resolviendo los nombres de dominio.

Cuanto tiempo dura la caché DNS

La duración de la caché DNS puede variar significativamente y está determinada por el «tiempo de vida» (TTL, por sus siglas en inglés) configurado en los registros DNS. El TTL es un valor establecido por los propietarios de los dominios que especifica cuánto tiempo un servidor DNS o un dispositivo debe almacenar esa información en caché antes de que deba ser actualizada.

Los valores de TTL pueden variar desde unos pocos segundos hasta varios días o incluso más tiempo. Los administradores de los servidores DNS y los propietarios de dominios pueden configurar este tiempo según sus necesidades. Por ejemplo, un sitio web que cambia raramente su dirección IP puede tener un TTL más largo para reducir la carga en los servidores DNS.

Una vez que el tiempo de vida (TTL) de un registro DNS expira, los servidores DNS actualizan automáticamente sus cachés, buscando la información más reciente del dominio. Esto significa que, en general, la duración de la caché DNS está determinada por el tiempo especificado en el campo TTL de los registros individuales de los dominios consultados.

Como eliminar la caché DNS manualmente

Eliminar la caché DNS manualmente puede ser necesario en ciertos casos, especialmente cuando se presentan problemas de resolución de nombres o se ha actualizado la información de manera reciente y se desea que los cambios se reflejen de inmediato. Los pasos varían según el sistema operativo:

Windows:

  • Para borrar la caché DNS en Windows, sigue estos pasos:
  • Abre el símbolo del sistema (Command Prompt) como administrador.

Ejecuta el siguiente comando:

ipconfig /flushdns

Esto eliminará la caché DNS en Windows.

macOS:

  • Para borrar la caché DNS en macOS, los pasos son los siguientes:
  • Abre Terminal.

Escribe el siguiente comando y presiona Enter:

sudo killall -HUP mDNSResponder

Esto refrescará la caché DNS en macOS.

Linux:

El proceso varía dependiendo de la distribución de Linux. Aquí hay un método general que puede funcionar:

  • Abre la terminal.
  • Ejecuta uno de estos comandos según tu distribución:
  • Systemd-based (Ubuntu 16.04 y posteriores):
sudo systemd-resolve --flush-caches
  • Systemd-based (Fedora, CentOS, etc.):
sudo systemctl restart systemd-resolved
  • Distribuciones que usan dnsmasq:
sudo service dnsmasq restart

Estos comandos permiten limpiar la caché DNS en los sistemas operativos mencionados. Recuerda que al hacerlo, los sistemas necesitarán tiempo para volver a almacenar la información en caché, lo que podría ralentizar la resolución de nombres por un breve período hasta que se vuelva a llenar la caché.

Cómo envenenan los atacantes la cache DNS

Los atacantes pueden envenenar la caché DNS mediante varias técnicas, pero uno de los métodos más comunes es a través del ataque conocido como «DNS spoofing» o «envenenamiento de caché DNS«. Este ataque tiene como objetivo corromper o manipular la información almacenada en la caché DNS de un servidor para dirigir a los usuarios a direcciones IP falsificadas o maliciosas cuando intentan acceder a un nombre de dominio específico.

Aquí hay un resumen de cómo se lleva a cabo este tipo de ataque:

  1. Suplantación de Respuestas DNS: Los atacantes intentan responder a las consultas DNS legítimas antes que el servidor DNS autorizado. Envían respuestas falsificadas que contienen información incorrecta, como asociar un nombre de dominio con una dirección IP maliciosa.
  2. Uso de Paquetes Manipulados: Los atacantes pueden interceptar y modificar los paquetes de datos que viajan entre el cliente y el servidor DNS. Esto les permite introducir información falsa en las respuestas a las consultas DNS.
  3. Ataques Man-in-the-Middle (Hombre en el medio): Los atacantes pueden colocarse entre el cliente y el servidor DNS legítimo para interceptar y modificar las respuestas de las consultas DNS. De esta manera, pueden enviar respuestas falsificadas al cliente.
  4. Aprovechamiento de Vulnerabilidades: Algunos ataques se basan en vulnerabilidades en los protocolos DNS que permiten a los atacantes manipular o falsificar las respuestas.

Una vez que la caché DNS de un servidor se ha envenenado con información falsa, las consultas subsiguientes dirigirán a los usuarios a direcciones IP manipuladas, lo que puede llevar a suplantaciones de identidad (phishing), redirecciones maliciosas a sitios web falsos o infectados con malware, entre otros riesgos de seguridad.

Los métodos para prevenir este tipo de ataques incluyen la implementación de medidas de seguridad como DNSSEC (Security Extensions for DNS), la configuración adecuada de firewalls para bloquear respuestas DNS falsificadas y el monitoreo constante de la red para detectar y responder a posibles actividades sospechosas.